Una ciudad se ha reinventado a si misma. Ninguna metrópolis ha sufrido un cambio tan radical como la capital más antigua y más nueva de Alemania. Lo que era antes de que el muro cayera, es ahora colorido y estridente, y lo que era moderno, ahora está totalmente pasado de moda.

Berlin fue residencia de los electores de Brandernburgo-Prusia en el siglo XVI, pero la nueva Berlín se erigió bajo el rey prusiano Federico Guillermo I a partir de 1701, y luego su hijo Federico el Grande también construyó bastante. En 1800 la población de Berlín era de 172.000 habitantes y se desarrolló cada vez más como un lugar en el que «la persona puede encontrar intelecto, según Heinrich Heine.
Luego del severo desbaratamiento tras la II Guerra Mundial, Berlin fue dividida en 1945 conforme al Acuerdo de Potsdam. La parte occidental fue controlada por los aliados y luego por la República Federal Alemana, mientras que la parte oriental quedó bajo el control de la Unión Soviética y en 1949 pasó a ser capital de la República Democrática de Alemania o Alemania Oriental bajo el régimen comunista.

Con la construcción del muro en 1961, la división en el sentido más literal se volvió un hecho concreto y Berlin no volvió a unirse hasta la incruenta revolución de noviembre de 1989. En 1999 el Bundestag alemán, o parlamento, volvió a reunirse en la ciudad del Spree.
Collar de perlas de la arquitectura El Unter den Linden (bajo los tilos) era el magnífico bulevar alemán y el lugar donde alardear durante tres siglos; allí uno encuentra editicios creados por genios de la arquitectura como la Alte Bibliothek (vieja biblioteca), el Neue Wache (nuevo puesto de guardia), el Zeughaus (armería), la Casa de la Opera, el palacio del Principe de la Corona y el Gendarmemarkt (mercado de policia), que está a uno de los lados de la avenida.
La Puerta de Brandenburgo marca el fin del Unter den Linden como un acorde final. Su carruaje arrastrado por cuatro caballos fascinó tanto a Napoleón, que luego de la guerra con Prusia los hizo copiar en Paris.

 

Berlin central

Los jovenes se movieron hacia la zona del Den l inden y el Alexanderplatz luego de la reunificación. Aquí en las tranquilas calles un Theodor Fontane o un Kurt Tucholsky encontraron fantasía y un lugar accesible con estuco y calefacción a estufa.
El antiguo barrio judío también alrededor del Oranienburger Strasse y el Hackesen Höfe fueron redescubiertos, especialmente cuando la sinagoga Oriental-Moruna destruida durante la guerra fue reabierta en 1995. Hoy, más de 12.000 judíos viven en Berlín y son parte de su energética escena. La gente ve a la nueva Berlín como un efecto de magia y el casi interminable flujo de turistas se amontona en el reconstruido y convertido edificio de Sir Norman Foster, el Reichstag, y debajo de su cúpula de vidrio. Friedrichstrasse ha vuelto a ser una elegante calle comercial y Potsdamer Platz es ahora una nueva Babilonia artística con enormes edificios. Casi tan íntima por otro lado como en los días de Marlene Dietrich es Pariser Platz, protegida por la avenida de Under den Linden, que la separa de las oficinas gubernamentales y contribuye a la imagen de la ciudad con nuevas oficinas para un banco diseñado por Frank O. Gehry.

Los parques de Berlín

La Strasse des 17 Juni también corre directamente desde Pariser Platz hasta el Tiergarten, el parque más grande de Berlín, pasando por las columnas de la victoria y de allí hasta el antiguo barrio de clase alta de la ciudad- con Kurfürtsendanmm, la iglesia de la Rememoración y el Europa Center, el equivalente del centro próspero. La mezcla más colorida en la parte occidental de la ciudad es Charloteenburg, Con su encanto Con reminiscencias parisinas, los jardines de ensueño y la alegre fortaleza.

Arquitectura y Arte de Berlín

El paisaje de Havel hacia Potsdam ofrece abundancia de finas mansiones y templos que son considerados por los visitantes de todo el mundo como «Arcadas prusianas. Pero es el arte lo que ocupa el primer lugar, teniendo en cuenta las tres casas de ópera, la extremadamente activa escena de teatros y cabarets, y sus más de cien museos. C su conjunto de museos recreados de viejos edificios con aspecto de templos, entre ellos el Alten Museum (museo de los antiguos), el Bauhaus Archiv (archivo del estilo Bauhaus), la Galería Nacional y el Museo del Presente en el «Hamburger Bahnhof», Berlín es uno de los centros de arte más importantes del mundo.
Las galerías en particular han explotado. Cualquiera que se ausente de Berlín por unas semanas, encontrará a su regreso nuevas galerías, experimentos sorprendentes, happenings novedosos y nuevas locaciones.

País: Alemania