Iglesia medieval de Lorsch en Alemania, junto con su entrada monumental, el famoso ‘Torhall’, son raros vestigios arquitectónicos de la época carolingia. Construida en el año 764 sobre terrenos feudales, fue una de los lugares más significativos del imperio carolingio, Las esculturas y pinturas de este período todavía están en muy buenas condiciones.

El poder de la abadía atrajo más poder y Lorsch se convirtió en una de las principales instituciones religiosas al norte de los Alpes. Se empezó a regir bajo leyes imperiales y al menos dos emperadores, Luis II y III, eligieron ser enterrados aquí. Los buenos tiempos en Lorsch no se detuvieron al cambiar de milenio y la abadía se expandió en el siglo XII.

Solo un edificio ha sobrevivido estos 1.200 años después de varias guerras. El edificio en pie es llamado Torhall o Königshalle, cuya función o simbología concretas siguen sin estar claras. Se reconvirtió en fábrica de tabaco hasta la II Guerra Mundial y ahora, tras ser restaurado, es considerada una de las piezas más relevantes de la arquitectura carolingia pese a su tamaño: once metros de ancho por siete de altura.

Ubicación:. Distrito de Bergstrasse, Estado de Hesse (Hessen )
Ciudad más cercana: Viaje a Frankfurt
País: Alemania